martes, 15 de abril de 2014

Lo más atractivo en una mujer

Ésta es una pregunta hecha miles de veces, en miles de intrascendentes entrevistas, a miles de intrascendentes personajes: ¿qué es para ti lo más atractivo en una mujer?. La respuesta standard puede ser "los ojos" y no me parece mal, aunque puede que miremos antes a otras partes. Esto me recuerda una redacción que hicimos con el tema "mi colegio". El profesor nos explicó que había considerado como mejor trabajo al único que no se refería a las cuatro paredes del edificio. Al decir "los ojos" nos referimos a una peculiaridad física pero al mismo tiempo aludimos a algo más espiritual, a lo que se supone que trasmite una mirada. En esa línea y emulando a aquel condiscípulo clarividente, considero que lo más atractivo en una mujer es algo que ciertamente puede reflejarse en el brillo y la expresividad de unos ojos, pero que no tiene por qué ir unido a una carrocería espectacular (perdón si el comentario es machista). Lo más atractivo en una mujer es su fuerza, su alegría de vivir, sus ganas de hacer cosas. Ahora bien, estoy hablando en teoría; si vamos a lo práctico, para mí lo más atractivo en una mujer es que yo le guste.

jueves, 13 de marzo de 2014

Católico

Dicen que somos lo que los demás esperan de nosotros. Puede ser. Marx también decía que somos nuestras relaciones sociales. Cierto es que solos no somos (o no somos gran cosa). Por aquí somos católicos. No algunos, todos; hasta los más grandes ateos. Ser católico no consiste en cumplir con los ritos de esta religión, sino nacer y crecer dentro de una sociedad que ha adoptado (si es posible hablar de libertad de opción) la religión católica. O mejor dicho que la ha heredado. Como el color de los ojos. Puede que no nos guste el color de nuestros ojos, pero  no por ello va a cambiar a otro más conveniente. Igual con ser católico. No se elige. ¿No se puede cambiar?. Puede que sí; con mucho esfuerzo, dedicándose a ello, meditando, estudiando, haciéndose a uno mismo. O sea algo casi imposible. Uno es lo que se espera que sea, lo que buenamente puede ser habiendo nacido en la familia y en la sociedad en que ha nacido. Uno es católico aunque no pise una iglesia, aunque no quiera.

lunes, 10 de marzo de 2014

Momento ligero

En el ascensor del hospital. En uno de los ascensores porque no he conocido sitio con más ascensores en mi vida. Entramos cuatro personas y vamos dando al botón del piso deseado. Marcan el dos, el uno, yo pulso el cuatro y la última, una mujer "de mediana edad", pulsa el doce mientras dice con acento caribeño: "Yo voy al cielo, el piso doce, no hay nada más allá, ¿no?; voy al mismo cielo". El ascensor para en el primer piso y cuando las puertas se cierran de nuevo ya tengo preparado mi comentario. Otro piso, puertas abiertas, puertas cerradas, miro de reojo a la mujer. Llegamos al cuarto piso y cuando voy a salir hago mi comentario con una media sonrisa: "Yo me bajo en el purgatorio".

viernes, 14 de febrero de 2014

De triunfo en triunfo hasta la derrota final

Lo malo de esperar a que pase es que acaba pasando. Todo pasa y todo queda (Machado/Serrat), y todos los plazos se cumplen. El tiempo es el arma definitiva; siempre recuerdo como se acabaron las horas extras retribuidas en mi empresa (perdón por lo prosaico del ejemplo). La fórmula fue muy sencilla: Este año lo dejamos tal cual, el que viene ponemos un máximo de horas que no se podrá sobrepasar y al otro ya no se cobrarán horas extras (se compensan con tiempo libre si fuera el caso). Aplicado a cualquier otra cosa: Tú tranquilo que hasta dentro de x tiempo no te afectará, luego sólo un poco y más tarde, entonces sí, pero queda tanto.. Vamos que no queda nada, que mañana hace mucho que es ayer. Mira este blog. En la parte izquierda puedes ver que comenzó su andadura (no tan dura después de todo) en el año 2007, y por el número de entradas publicadas se ve lo entusiasta que fue uno durante los primeros dos años y pico. Ahora pueden más otras cosas. Confieso que una de las razones de no escribir más es la de no aparecer como un eterno amargado, derrotado, escéptico. Porque una de mis convicciones (dicho sea con todas las comillas del mundo) es que ya que vamos derechos hacia el desastre, ya que las células se nos oxidan y cada día nos parece más ajeno el tipo del espejo, ya que vamos a perder seguro, ya que se aproxima inexorablemente la batalla de la vejez (Philip Roth me corrige, la vejez no es una batalla, es una masacre), ya que todas esas cosas y muchas más; al menos vamos a levantar la vista y perder con estilo, con una sonrisa.

viernes, 31 de enero de 2014

Esos cielos





Estas son dos palabras que quizás nunca hubiese utilizado juntas en la vida. No encajan en una frase "normal". Pero aquí están. Las he tomado prestadas de Bernardo Atxaga, del título de una de sus novelas: "Zeru horiek", o sea, "esos cielos". Son las palabras que me salen cuando casi cada día alzo la vista y miro al cielo. Los mejores son esos cielos de fondo azul y nubes que están como espolvoreadas al azar. Un ejército de nubes que podrían ser naves de extraterrestres en un despliegue que cubre el horizonte hasta el infinito (y seguramente más allá). Una visión de belleza que se me antoja acerada, casi dolorosa de lo pura y auténtica. Esos cielos que vemos un día tras otro y siempre, siempre me asombran, me dejan sin respiración. Cuadros más hermosos que los de todos los museos del mundo. Esos dieciséis tonos de azul (sixteen shades of blue), que bueno, son más pero tenía que decirlo. Todos los grises, todos los colores del atardecer y del amanecer en esos cielos.

viernes, 10 de enero de 2014

Lyrics

Las palabras y su magia. ¿No es cierto que las canciones pop dicen cosas muy parecidas?. Se diría que hay frases que se repiten en muchas. Y sin embargo.. Resulta que pones en el buscador una frase al azar de una canción y casi siempre aparecerá esa canción con su título y su intérprete. La única canción que incluye esa frase exacta entre las innumerables letras disponibles en la red. Una sencilla combinación de media docena de palabras y es única y original. Haz la prueba.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Sabiduría popular

Duermevela, cuando estás medio despierto y medio dormido; quizás un poco más dormido que despierto y el cerebro se cuenta sus historias y se inventa sus personajes "basados en hechos reales". Hace unos pocos días estaba en esas cuando una frase de la infancia apareció de repente: "El que lo dice lo es". Aplicable a los inocentes insultos que conocí en mi niñez; tonto, bobo y en plan grueso imbécil e idiota. Y la respuesta automática a cualquiera de estas palabras dichas con intención de ofender era esa, "el que lo dice lo es". Y me parece ahora que era una forma sabia de contestar y que se ajustaba a la verdad: El que insulta se está retratando. Pero lo mejor era la continuación, la segunda línea que convertía el todo en poesía popular, en pura gracia infantil: "El que lo dice lo es, con el culo al revés"